El tratamiento de aguas fecales: imprescindible para un restaurante

En el momento en el que abrimos todos los días nuestro restaurante, son muchos los detalles en los que nos tenemos que centrar para que salga todo tal y como nuestros clientes esperan. Hace poco tuvimos un problema de malos olores en relación con una tubería; al principio no le hicimos demasiado caso, pero llegó a un momento en el que el olor era tan caótico que era imposible seguir. Fue en ese momento cuando tuvimos que llamar a la empresa h2agua para que se encargarse de venir a nuestro restaurante y atajar el problema cuanto antes.

Al parecer, cuando nosotros habíamos cuidado al detalle nuestras tuberías (asegúrandonos de no verter el aceite hirviendo por ellas, ni ningún otro tipo de producto que pudiera llegar a ser nocivo), el problema venía debido a que teníamos un tipo de tubería demasiado antigua (ya tenía más de 30 años) y que había llegado el momento de cambiarlas.

Parece ser que a nivel interno se habían acumulado toda una gran cantidad de sedimentos, llegando a un momento en el que no existía ningún tipo de producto o herramienta que pudiera llegar a eliminar esos atascos que, a su vez, producían los tan temidos olores.

Desde ese momento nos tomamos mucho más en serio todo lo relacionado con el tratamiento de tuberías en nuestro restaurante, en especial con el tratamiento de aguas fecales. Y es que sabemos que, si las cosas hubieran ido a más, se podría haber producido la visita de un inspector de sanidad, y ya sabemos que eso no suele acabar nada bien.

Agradecemos la labor a esta empresa y ahora la tenemos en marcación rápida por lo que pueda llegar a pasar de cara al futuro.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *